domingo, 2 de septiembre de 2012

Monsaengdao: como llegué hasta allí

Todo empezó con la idea de aprovechar nuestras vacaciones para llevar a algún lugar del mundo algunos bonitos momentos, momentos de alegría que compartir con niños que lo tienen mucho más difícil de lo que lo he tenido yo. Y con esta idea, a través de www.hacesfalta.org  que localicé gracias a mi primo Enrique (después de darle la tabarra con el tema durante varias comidas, los que me conocéis, ya sabéis lo pesada que puedo llegar a ser cuando se me mete algún tema entre ceja y ceja :)), llegué a la web de Udutama (www.udutama.org) y la posibilidad de colaborar en un bonito proyecto en el norte de Tailandia, la escuela ecológica Monsaengdao. Enseguida que leí a cerca del proyecto me cautivó y después de convencer a Joan nos inscribimos. Qué entusiasmada estaba! Hacía tanto tiempo (años) que pensaba en hacer algo así, dedicar parte de mis vacaciones a algún proyecto de voluntariado que no me podía creer que estuviera en el camino de conseguirlo!


En la puerta de Monsaengdao


Monsaengdao es una escuela ecológica ubicada en el norte de Tailandia a menos de una hora de Chiang Rai, que provee de educación y manutención a alrededor de 30 niñas de edades entre 12 y 18 años de minorías étnicas del norte de Tailandia. Niñas que proceden de familias de escasos recursos, muchas veces localizadas en zonas remotas con escasas posibilidades de acceso a la educación, por lo tanto, especialmente las niñas son vulnerables a la violación de sus derechos y expuestas al tráfico sexual u otros tipos de esclavitud. En estos momentos hay 23 niñas de las etnias Akha, Pakarkayor, Karen, Lahu, Leesor y también Lanna. En Monsaengdao se les proporciona una educación alternativa manteniendo a salvo de los riesgos a los que están expuestas, se trata de una educación muy práctica y que promueve la vida en comunidad y la ayuda de unas a las otras, así como una actitud positiva. Valores que una vez estas allí reconoces de inmediato. Se intenta replicar la vida en comunidad (a la que muy probablemente vuelvan una vez finalizada su estancia aquí), de este modo, las niñas cocinan sus propios alimentos, se les enseña a recolectar en el bosque hierbas y comida para cocinar al estilo tradicional, van a comprar al mercado sus propios alimentos, se lavan la ropa, dan de comer a los animales de la granja, colaboran en las tareas del campo, etc…Todo está perfectamente organizado por turnos, de manera que unos días son unas las que van al mercado y cocinan y otros días les toca a otras. En la web de Monsaengdao que han estrenado este mes de agosto, puedes leer más sobre el proyecto www.monsaengdao.org

 
Las habitaciones de las niñas 




El huerto ecológico

Dando de comer a los peces

 A comprar al mercado



En la cocina















4 comentarios:

  1. Me alego muchísimo que esta experiencia haya, incluso, superado tus expectativas, que conociéndote seguro eran muchas :-). Creo que este tipo de voluntariado está poco valorado, porque la gente acostumbra a pensar que si no te implicas durante un largo período no vale la pena hacer nada y la verdad, no creo que sea así. Con gente que, como estas niñas provienen de comunidades muchas veces bastante aisladas geográfica y sobre todo culturalmente tanto aporta el conocimiento que se les imparte, como el mero contacto con gente de otras culturas, con otras maneras de hacer y vivir que, en cualquier caso, con su mera presencia expanden sus horizontes y les hacen ver que para todo existen otras formas de hacer y pensar. Naturalmente, estoy segura que también el que llega de fuera recibe tanto como lo que aporta sin más...

    ResponderEliminar
  2. Olga,tienes toda la razon y estoy convencida de que el que llega de fuera recibe mucho más de lo que aporta.

    ResponderEliminar
  3. Hola Imma, soy Jose de Valencia, nos vimos este verano unas horas y no nos dió tiempo de comentar estas experiencias que has vivido. Me he leido todo tu blog y es fantástico. Es genial que hayas podido conseguir llevar esos momentos de alegría (los que te conocemos un poco sabemos que es algo innato en ti) a zonas deprimidas. El proyecto me parece genial y dentro de mis posibilidades intentaré ayudar en lo que pueda, de momento en publicitar los artículos... Te mando un besito super fuerte y todos los ánimos del mundo para que este proyecto siga con fuerza. Desde Valencia haremos un esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, muchas gracias por tu comentario, me ha encantado! A ver si nos vemos pronto y así te puedo explicar todos los detalles, la verdad es que este verano en Fuentes fue un "visto y no visto".Y gracias por colaborar desde Valencia, a ver si pronto si ponemos de moda entre las valencianas los collares diseño Monsaengdao, me encantaría! Un besazo y hasta pronto!

      Eliminar