jueves, 25 de octubre de 2012

Escapada a Colliure


Finales de septiembre o principios de octubre, una época perfecta para escaparse a Colliure. 

Colliure es un pueblecito del sur de Francia, a tan solo 196 km de Barcelona (solo 2 hora de coche) que mantiene el cuidado, los detalles y la cocina franceses y además el frescor de lo mediterráneo.



Museo de Colliure
Colliure fue fuente de inspiración de grandes artistas, entre ellos Picasso, Matisse, Deray o Chagall. Por eso su pequeño museo de arte moderno y las muchas galerías de arte que hay en este pueblecito francés hacen que Colliure siga siendo “la ciudad de los pintores”. Además éste es el lugar que vio morir a Antonio Machado y aquí es donde está su tumba.












El domingo es un día perfecto para degustar sus sabrosas ostras que venden en el mercado semanal (un mercado ambulante que también se instala los miércoles). Las puedes comprar en alguna de sus paradas y llevártelas a uno de los bares cercanos donde las podrás acompañar de una copita de vino blanco. Mmmm….me encanta!
Comprando las ostras en el mercado

 
Bares cercanos al mercado 

Además en casi todos los restaurantes de la Avenue Camille Pelletan cocinan mejillones de mil maneras (con ajo y perejil, a la marinera, al banyuls, con alioli, a la catalana, con jengibre…). Es muy típico el plato de mejillones con patatas fritas y también las anchoas que son preparadas artesanalmente en la fábrica situada en el mismo pueblo. Allí también puedes comer ostras (huitres) y, cómo no, patés y crepes. Y no te puedes perder la copita de banyuls, un licor de gran riqueza aromática y dulzor parecido al moscatel.

Un buen lugar para tomar un café, por la tarde, aprovechando los últimos rayos de sol del día, es en alguna de las terrazas del Boulevard de Boramar, con unas magníficas vistas al mar Mediterráneo, a la torre de la Iglesia Notre-Dame des Anges y al fuerte Château Royal.
Vista de la torre de la Iglesia desde el Boulevard Boramar

Vista del Chateau Royal


Y después, qué mejor que perderse por las calles de Le Moré, el antiguo barrio de pescadores, un laberinto de callejuelas pintorescas. Salpicado de pequeñas tiendecitas y restaurantes, galerías de arte y alguna bodega para degustar los vinos de la zona.
Un artesano en su taller de Le Moré


Bodega situada en una calle de Le Moré

Hotel La Bona Casa

En Colliure hay varios hotelitos, la Bona Casa es uno de ellos, situado en la avenida de la República. Las habitaciones, aunque pequeñitas, son muy confortables y están decoradas con sencillez, pero con gusto, con ese toque francés que se percibe en todo el pueblo.
Recepción del hotel al Bona Casa. Completo!
Colliure es un lugar que me trae muy buenos recuerdos y desde que lo descubrí, ahora hace ocho años, es uno de los lugares a los que me gusta escapar al menos una vez al año, aprovechando los últimos días cálidos que nos deja el verano, antes de pasar al invierno. Allí me encanta saborear unas ostras con una copita de vino blanco ;)
No te puedes perder las ostras y la copita de vino!





2 comentarios:

  1. Que reportaje más bonito...la próxima vez avisar que queremos salir ...!!
    Estaban buenas las ostras...eh !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm....Estaban buenísimas! Te las recomiendo

      Eliminar